Ya estás suscrito a los mejores tips para lucirte este 18 junto a Gasco

Algo ha sucedido. Inténtalo denuevo.

Volver

distintos parrilleros
la misma parrilla

 

Hacer un asado es una experiencia sensorial, que une el sonido de los alimentos al tocar la parrilla, los aromas mientras se asan lentamente, y lo más importante, el sabor de cuando ya está listo y se comparte con la familia y amigos.

Pero no todos los Parrilleros A Gasco son iguales, dentro de cada uno se esconde un estilo particular, un rasgo que lo identifica a él y a su asado.

A continuación, compartimos algunas de las personalidades más típicas de los parrilleros:

– El apurado: es hiperactivo frente a la parrilla y les gusta asar a máxima temperatura, ¡siempre a un paso de quemar todo! Suele colocar primero los cortes delgados, como palanca y entraña; y los cortes gruesos, como lomo vetado, los hace en bistecs para que salgan rápido. A pesar de que en el asado la paciencia es una virtud, suele hacer un buen trabajo, y la mayoría de las veces logra que los cortes le queden dorados y jugosos. Y sí, aunque suene irónico, a la hora de comer se toma su tiempo.

– El relajado: suele ser un experto frente a la parrilla, y su experiencia les da tranquilidad a sus acompañantes. Se le ve muy relajado al momento del asado, pero seguro ya ha trabajado arduamente 2 o 3 horas antes para tener todo listo. Tomarse las cosas con calma siempre da buenos resultados, lo que su familia y amigos se lo agradecen.

– El maniático: experto o amateur, no importa, su objetivo es el asado perfecto y trata de tener el control de todo: sube y baja la temperatura cien veces; pone la mano sobre la parrilla constantemente para comprobar que esté bien el calor; levanta la carne o los vegetales todo el tiempo, para corroborar que no se estén quemando, y da vuelta 100 veces a los chorizos. Además, se preocupa por las peticiones de los invitados (¿término medio o 3/4?) y hasta de que no falte bebida o hielo. ¡Control, control, control!  

– El escurridizo: ofrece su casa para hacer el asado, se preocupa porque esté todo lo necesario, comienza a calentar la parrilla, pone la carne, y luego, como por arte de magia, ¡desaparece! dejando a cargo a alguien más y sólo da indicaciones de vez en cuando.  El resto del tiempo, nadie sabe dónde está.

– El Rutinario: domina dos o tres cortes, que siempre le quedan realmente buenos. Nunca sale de su zona de confort. Tiene su técnica específica y asado a donde va, se pone a enseñar cómo hacerlo igual que él.

Si te sentiste identificado con alguna de estas personalidades, ¡felicidades! Eres todo en Parrillero A Gasco.